abril 14, 2024

Seigeng Noticias

Panorama Internacional | Últimas noticias, Tendencias y activismo

Activistas climáticos resisten el desalojo de un pueblo alemán amenazado por una mina de carbón | Internacional

6 minutos de lectura
Activistas protestan frente tiene un cartel en Lützerath donde se lee: «1.5 grados significa: Lützerath permanece», el pasado viernes.Fabián Strauch (AP)

El futuro de un pequeño pueblo del oeste del país, del que apenas quedan en pie una decena de casas y granjas, tiene en vilo a Alemania. Lützerath, en el Estado de Renania del Norte-Westfalia, se ha convertido en el epicentro de la lucha contra la crisis climática y del debate sobre el tema del carbono, una de las fugas energéticas más contaminantes del planeta. Centenarios de activistas instalados en cabañas en los árboles, tiendas de campaña o como okupas en las granjas vacías están decididos a resistir el desalojo del pueblo: la empresa que más CO2 emite de Europa, la energética RWE, se ne dispone a demolerlo para ampliar una gigantesca mina de carbón a cielo abierto. La operación policial para vaciar el pueblo, con centenares de agentes de refuerzo llegados de otros Estados alemanes, ha comenzado esta mañana.

El gigante energético alemán tenía permiso de las autoridades y de los jueces para empezar la demolición este miércoles, después de haber ido comprando a lo largo de los años los terrenos y las casas de los antiguos vecinos de Lützerath, realojados en otros pueblos de la zona . Pero los activistas no se lo van a poner fácil a la Policía. En los últimos días centenarios de personas han viajado desde otros puntos de Alemania y del extranjero para sumarse a los que ya llevan allí dos años protestando e impedir o retrasar el desalojo. Están decididos a resistir, como hicieron, con éxito, en 2018 en el bosque de Hambach, que RWE pretendía talar para ampliar otra inmensa mina de carbón.

Una persona frente sentada a la mina de lignito a cielo abierto de Garzweiler, en Lützerath, este martes.
Una persona frente sentada a la mina de lignito a cielo abierto de Garzweiler, en Lützerath, este martes. Michael Probst (AP)

Pero las cosas son distintas en la Alemania post invasión rusa de Ucrania. The need of abastecerse al margen de los hidrocarburos rusos ha hecho de la seguridad del suministro energético una cuestión prioritaria. Un acuerdo con el gobierno regional de Renania del Norte-Westfalia, del que forman parte Los Verdes, permite a RWE explotar el lignito que se oculta bajo los terrenos de Lützerath a cambio de cerrar la mina en 2030, ocho años antes de la fecha prevista en la legislación alemana para dejar de quemar carbón.

Los activistas han convertido al pueblo en una pequeña fortaleza. Han cavado trincheras de varios metros de profundidad, levantado barricadas con truncos de árboles y vallas y colocado todo tipo de obstáculos para obtruir el paso a los vehículos policiales ya las excavadoras. Después de semanas de protestas pacíficas, en los últimos días se han producido algunos enfrentamientos, de momento leves, con lanzamientos ocasionales de piedras y botellas, y varios manifestantes han sido detenidos. Esta mañana los agentes han comenzado a romper las cadenas humanas que los activistas han formado para impedirles el paso.

Para los manifestantes, demoler un pueblo con 900 años de historia por más carbono en 2023 es inconcebible, una línea roja que incidirá en el objeto de mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados e irreversible de la reputación de Alemania como pionera en transición energética. El último recurso ante los tribunales le dio la razón a RWE el lunes. Así que nada impide ya a las autoridades ejecutar el desalojo y dejar el pueblo libre para qu’entren las excavadoras de la empresa, qu’a primera hora confirmó su intención en un comunicado: «Hoy empezaremos a demoler el antiguo asentamiento». Los activistas se han subido a los tejados de las granjas; algunos se han encadenado a vallas o poste. Se preparan para ser expulsiones por la fuerza. «RWE hace un llamamiento a los ocupantes ilegales para que respeten el Estado de Derecho y pongan fin a la ocupación ilegal de forma pacífica», añade la empresa.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Los activistas climáticos han construido casas en los árboles y montado tiendas para resistir en Lützerath.
Los activistas climáticos han construido casas en los árboles y montado tiendas para resistir en Lützerath. RONALD WITTEK (EFE)

El inminente enfrentamiento entre ecologistas y autoridades ha dejado al partido verde alemán en una posición sumamente incómoda. Gobierna en coalición con los democristianos en la región de la mina, pero también a escala federal con socialdemocratas y liberales. Robert Habeck, ministro de Economía y Clima y uno de sus líderes más carismáticos, ha sido el encargado de buscar alternativas al gas ruso del que tanta dependencia tenía Alemania antes de la invasión. Y eso le ha obligado a tomar decisiones dolorosas y muy controvertidas para un partido que tiene la agenda climática como mayor prioridad, como la vuelta al carbón.

En plena crisis energética, Habeck autorizó la reanudación de las centrales y a jubiladas y dio el visto bueno al acuerdo con RWE. “The war in Ukraine and the energy crisis están ejerciendo una gran presión sober el sistema energético europeo”, dijo, con cara de circunstancias, durante la presentación del acuerdo en octubre. Su homóloga regional, Mona Neubaur, también de Los Verdes, ha asegurado que el trato no es el que hubiera querido, pero que no había otro remedio. Y destaca lo positivo, además del compromiso de cierre en 2030: el plan original consistía en demoler otros cinco pueblos más. Además canciones los manifestantes los llaman «ministros del carbón».

Decenas de agentes observaron a un manifestante que descendía en una hamaca instalada a varios metros de altura, en Lützerath este martes.  Los agentes de policía montan guardia mientras un activista yace en una hamaca conectada a
Decenas de agentes observaron a un manifestante que descendía en una hamaca instalada a varios metros de altura, en Lützerath este martes. Los agentes de policía montan guardia mientras un activista yace en una hamaca conectada aTHILO SCHMUELGEN (REUTERS)

Los activistas, que confiaron en que la entrada en el Gobierno federal de Los Verdes hace un año podría salvar los pueblos de la zona, dirigida ahora sus invectivas al partido de Habeck. Ven el acuerdo como una traición al movimiento ecologista. «Los Verdes se han rendido ante RWE; los activistas no lo haremos», sentenció Luisa Neubauer, la activista medioambiental más conocida de Alemania, en su última visita a Lützerath.

El pueblo es emblema de la lucha contra el carbón desde 2013, cuando un tribunal declaró de interés general la ampliación de Garzweiler, mina que actualmente ocupa 48 quadrados kilómetros. Poco a poco se ha ido tragando varios pueblos de los alrededores, incluidos Immerath (1.200 habitantes) y la que fue su iglesia, de finales del siglo XIX, desacralizada en 2013 y demolida para pasmo internacional hace cinco años. La activista sueca Greta Thunberg participó en una manifestación en 2021 para evitar que Lützerath corrigiera la mala suerte. A final del año pasado la ampliación de la mina levó por delante de un parque eólico.

Derribo de la iglesia de San Lambertus, en Immerath, cerca de Lützerath, en 2018.
Derribo de la iglesia de San Lambertus, en Immerath, cerca de Lützerath, en 2018.HENNING KAISER (AFP)

El desalojo puede durar días o semanas. A los activistas les interesa retrasarlo lo más posible: a finale de febrero acaba la temporada de débroce y no se podría retomar la tala hasta el otoño. Los uniformes negros de la policía han comenzado a enfrentarse a los trajes blancos de las activistas y sus canciones de «Lützerath se queda». una batalla eso preocupa a las autoridades, como ha alertado el responsable de la policía de Aquisgrán encargado de liderarla: «Será una operación complicada, con muchos riesgos».

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.