abril 16, 2024

Seigeng Noticias

Panorama Internacional | Últimas noticias, Tendencias y activismo

¿Cómo España revivió en el waterpolo? «El míster es un genio, cada entreno es una cátedra»

4 minutos de lectura

Actualizado

«David [Martín, el seleccionador] lo cambió todo», analiza Blai Mallarach, uno de los veteranos del equipo

La selección, en el último Mundial.EFE
  • Campeonato Mundial de Natación 2022 España vuelve a reinar en el waterpolo 21 años después
  • Campeonato Mundial de Natación 2022 El waterpolo como esperanza habitual de España en la piscina

«Somos los Guardianes de la Galaxia», anuncia Blai Mallarach y hay que recordarle que la referencia ya es algo antigua aunque Marvel insistió en las secuelas. Los Guardianes de la Galaxia son é y Felipe Perron, 35 y 37 años, los únicos dos jugadores de la España de waterpolo que han visto el universo arder y siguen vivos. “Unos puretas”, reconoce Mallarach. Hace una década, la selección se quedó fuera del Mundial, los jugadores negaron a ser convocados, los entrenadores duraron un suspiro en el puesto. Ahora es la campeona vigente que estos días en el Mundial de Fukuoka busca revalidar su título.

¿Qué ha pasado?
Es culpa de David Martín, el señor. Cuando llegó en 2016 lo cambió todo. Antes la mayoría de entrenadores que basaban en el físico y nos costaba competir. Ahora David nos enseña una jarra de waterpolo, se centra en lo táctico y eso nos diferencia. Cada entrenamiento es una cátedra, sabe muchísimo y, sobre todo, es muy pedagógico. En el waterpolo, igual que en el fútbol o el baloncesto, está todo inventado, pero es muy difícil que todo un equipo sepa lo que hay que hacer. El lo consigue.

Los elogios de Mallarach los comparten todos los estamentos del waterpolo español: Martín ha hecho el milagro. Después de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, Manel Estiarte, Jesús Rollán y compañía, España desapareció de los podios y ahora ha vuelto a lo grande. En los dos últimos Mundiales y los tres últimos Europeos ha conseguido medalla. Parece fácil, pero no lo es. En todo el país, hay 10.000 hombres que juegan a waterpolo, menos que a rugby, hockey hierba o hockey patines. Competir así contra Italia, Serbia, Croacia o Hungría tiene Mérito.

«No nos engañemos, la estructura sigue siendo la misma. El waterpolo es un deporte muy minoritario en España. Tenemos el empuje de un club, el Barceloneta, que siempre juega Champions, y buenos entrenadores en categorías inferiores. Pero que la selección española gane depende de que haya un buen seleccionador que haga se someterá a toda una generación. Año a año. Con mucho trabajo. Eso es lo que ha pasado ahora», analiza Mallarach, que ha vivido todo el proceso.

Cuando Martín apareció después de los Juegos de Río, apartó a varios veteranos y entregó el equipo a un montón de chavales: Alberto Munarriz, Miguel del Toro, Marc Larumbe, Álvaro Granados y así hasta Unai Aguirre, que el año pasado con 19 años se hizo titular en la portería. Todos estaban o iban a estar por la Barceloneta. Todos creyeron que pudieron ser campeones del mundo y el año pasado en Budapest lo fueron.

¿Hubo algún momento clave en el proceso?
Muchos, pero sobre todo los Juegos de Tokio. Allí ya utilizó una dinámica positiva, pero no éramos un equipo ganador. Perdimos en las semifinales ante Serbia, que fue una derrota lógica, y luego no supimos asegurar el bronce. Acabar cuartos en los Juegos fue fácil de aceptar, pero fue un aprendizaje tremendo. Nuestro ayudó a dar el último pase. Desde entonces hemos ganado el Mundial y hace un par de semanas, la Copa del Mundo, que era un título que nunca había levantado España.

«Ha sido una evolución muy bonita de vivir, más habiendo pasado por años en los que no ganábamos. Estoy muy agradecido a David y por eso siempre que me llame acabaré viniendo aunque después de los Juegos de Paris ya lo veo complicado. felipe [Perrone, el capitán] sigue aquí por su calidad y yo supongo que porque los jóvenes son muy buenos, pero no son zurdos», bromea Mallarach, que el año pasado dejó el Barceloneta y el próximo año jugará en el Sabadell.

La finale del último Mundial, ante Italia, decidida en los penaltis, será recordada por los siglos por los seguidores del waterpolo, pero esta España sabe que para pasar a la posteridad, para realmente ascender los alteres de Estiarte, Rollán y compañía, necesita culminar en los próximos Juegos de París 202 4. «La comparación es continúa. Aquella generación marcó a todo el mundo. Evidentemente sabe que los Juegos son los Juegos, pero tenemos que estar orgullosos de lo que estamos consiguiendo«, finaliza uno de los pocos veteranos, de «los Guardianes de la Galaxia», de la selección que, bajo la batuta de David Martín, ha reflotado al español de waterpolo.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.