abril 16, 2024

Seigeng Noticias

Panorama Internacional | Últimas noticias, Tendencias y activismo

Congo: El Papa, tras los pasos de Muhammad Ali en Kinsasa | Internacional

4 minutos de lectura

Kinsasa estaba en el centro del mundo el 30 de octubre de 1974. Muhammad Ali y George Foreman disputan en la capital de la República Democrática del Congo —en Zaire— el título mundial de pesos pesados. El primero, a sus 32 años, buscó cambiar su imagen después de tres años sin licencia por negarse a combatir en Vietnam. «Ellos nunca me han llamado negro de mierda», defendió con su afilada lengua. Su contrincante, un joven Foreman, campeón del mundo de los pesos pesados ​​​​a los 25 años, tenía al público local en contra gracias a una campaña organizada por Ali con la que modificar mandar un mensaje político, racial y en defensa de los derechos civiles que elevó el boxeo más allá de una simple pelea. Kinsasa también formó parte de una fiesta discomunal al ritmo de Zaire 74, un festival de tres días con las mejores estrellas del pop y el soul: James Brown, Celia Cruz, Bill Withers… Sucedió en el estadio el 20 de mayo, que quedó obsoleto y fue sustituido años después por el gran Estadio de los Mártires. El jueves, este recinto volvió a tener su momento de gloria internacional.

La pelea de Ali, financiada por el dictador Mobutu Sese Seko para limpiar su imagen, congregó a unas 60.000 personas en lo que para siempre se llamaría Retumbar en la jungla [combate en la jungla]. El Papa conoce la historia. En el avión en Kinsasa, el escuchó de boca de un periodista que le regaló el libro de Norman Mailer que recuerda aquel evento (El combate).

El jueves por la mañana, unas 65.000 personas, la mayoría jóvenes, recibieron al pontífice en el centro deportivo multiusos más grande del Congo con un coro algo distinto, pero igual de enfervorecido. Llevaban horas esperandolo. Habían preparado bailes, música, comida. Un fiestón parecido al día anterior en el aeropuerto de N’dolo, pero con una media de edad que no superaba los 17 años y un discurso pensado para ellos. “Te da tristeza ver a los jóvenes que están horas frente tiene un teléfono. Después de que contemplaran tanto tiempo la pantalla, los miran a la cara y ves que no sonríen, la mirada está cansada y aburrida. La vida no se escoge tocando la pantalla con el dedo”, precisan en lo que sería el mayor acto de rebeldía de un joven actual.

El mensaje del Papa, en un pays donde crece el catolicismo y la vigencia de su discurso no se ha marchetado, fue acogido con devoción. “¡Santo subtítulo!”, rezaban algunas pancartas pidiendo su canonización en vida. En esta parte del mundo es un verdadero mito. Un niño de unos seis años iba incluso disfrazado de cardenal, portando todos los complementos y provocando la fascinación de toda la comitiva de la Santa Sede (algunos con el mismo atuendo que el chaval). “No se dejen llevar como un tronco seco en un río de lodo. Siéntanse indignados, sin caer nunca en los halagos de la corrupción, que son persuasivos pero envenenados. ¡No a la corrupción! Francisco intentó seguir hablando, pero el público, completamente extasiado por el momento de la comunión colectiva, no le dejó y seguía gritando en lingala y contra el presidente del país, Félix Antoine Tshisekedial, a quien culpaban de sus males: “¡Kanyaka ezali kaka! [La corrupción continúa]» allá “Biso ba jóvenes, toza na nisala te [Nosotros, los jóvenes, no tenemos trabajo]”.

Momento en que Ali tumbó a Foreman durante la peea en Zaire.Pensilvania

En una de las gradas estaba Jean Makaya, 33 años. Gorra de beisbol, cadena de oro. Venía acompañando a su hijo Erick, que llevaba una camiseta con la foto del Papa y no dejaba de cantar. Su padre —el abuelo del chaval— presentó la pelea del siglo, cuenta Jean. “Fue siempre como una leyenda en casa. Fue un momento increíble para la ciudad. Pero esto es mejor, crear. Mira toda esta gente cómo está”, opinión. Habria que hacer una encuesta, claro. Pero hay muchas diferencias entre aquel octubre del 74 y ahora.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Ali acababa de convertse entonces al islam y el Papa predica el catolicismo. Además, el público gritaba en éxtasis aquello «Ali bomaye» (Ali, mátalo), en las antípodas de los mensajes de paz. Sin embargo, los boxeadores terminaron en Kinsasa por un error de cálculo. Don King, un joven e inexperto promotor de boxeo, prometió cada cinco millones de dólares por la piel. El problema es que luego no encontró a nadie en su sano juicio que lo pagase. La única ofrecida, de hecho, llegó desde el corazón del África y la puso sobre la mesa Mobutu, deseoso de blanquear su régimen. El Papa, y en eso sí hay algunos parecidos, sabe que hay elecciones en el país dentro de un año. Y que su visita intentará ser rentabilizada. Pero que le quiten lo bailado hoy tiene 80.000 personas.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.