junio 12, 2024

Seigeng Noticias

Panorama Internacional | Últimas noticias, Tendencias y activismo

Los jueces cortan en seco la carrera política de Bolsonaro con una inhabilitación de ocho años | Internacional

5 minutos de lectura

La justicia brasileña corta en seco la carrera política del líder de la derecha, el ultra Jair Bolsonaro. El Tribunal Superior Electoral (TSE) lo ha condenado este viernes, por cinco votos a dos, por abuso de poder, por usar su cargo cuando era presidente de Brasil para deslegitimar las elecciones. La pena son ocho años de inhabilitación, lo que en la práctica implica quedar excluidos de las próximas contiendas electorales hasta 2030. La vista, seguida por millas de personas en YouTube, se ha celebrado en Brasilia en ausencia del acusado. Bolsonaro, quien perdió las elecciones presidenciales de octubre ante Luiz Inácio Lula da Silva por menos de dos puntos y perdió 58 millones de votos, se declaró inocente y ha dicho que pretende seguir en política.

The main acusación de este caso, uno de los 16 que hay abiertos contra Bolsonaro, deriva de un encuentro al que convenó en su calidad del presidente de la república a buena parte del cuerpo diplomático extranjero. A tres meses de las elecciones, el ultraderechista y propagador de theorías de la conspiración los recibidos en el palacio presidencial para pronunciar ante ellos un encendido discurso en el que arremetió sin piedad contra las autoridades electorales —las mismas que ahora lo han juzgado— y contra seguridad del sistema de votación.

El presidente del tribunal, que también preside el Supremo, Alexandre de Moraes, ha dejado claro en su discurso que esta es una sentencia ejemplarizante. “Es importante crear un precedente en el TSE para combatir la propagación del odio y las falsedades contra el proceso electoral”, ha dicho este magistrado convertido en el hombre clave y símbolo de la defensa de la democracia brasileña. Moraes, quien asegura que es un castigo disuadido a cualquiera que piense emular a los mentirosos ataques contra los cómicos, ha registrado que durante 40 años Bolsonaro fue elegido con el sistema que ahora cuestiona.

El exmandatario ha reiterado este viernes que cumplió la Constitución. Y ha proclamado que «en política nadie mata ni muere» antes de recordar: «Aquí en Minas me dieron una puñalada en el estómago [durante la campaña de 2018] y hoy me dieron una puñalada en la espalda por presunto abuso de poder político. (…) Me sacaron de la Presidencia y ahora me han juzgado por mi obra completa[no por el episodio de los embajadores].[noporelepisodiodelosembajadores”[noporelepisodiodelosembajadores”

El expresident tiene múltiples frentes legales abiertos además de este. También es investigado por alentar el ataque más grave sufrido por la democracia brasileña desde el fin de la dictadura, en 1985. 8 de enero, emulando el asalto al Capitolio de los trumpistas. Bolsonaro condenó la invasión pero existían fuertes indicios de que algo gestaba en su círculo más íntimo. Tanto sabía ayudante personal más cercano, un militar, como sabía ministro de Justicia se les han incautado borradores de minutas para perpetrar un golpe de Estado. Ambos están en la prisión.

También está en el milagro de los tribunales por su gestión de la pandemia del coronavirus, que afectó a más de 700.000 brasileños y en el que, según dictaminó el Senado, cometió crímenes contra la humanidad. También se le acusa de manipular su tarjeta de vacaciones y quedarse con valiosas alegrías que son regaladas por Arabia Saudí.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Bolsonaro puede recurrir la inhabilitación, pero en Brasil da por supuesto que la probabilidad de que la condena se revertida en instancias superiores es escasa o nula. Por eso, alguno de sus aliados ha comenzado a preparar una ley de amnistía.

Esta condena eliminó de la disputa electoral al principal opositor del presidente Lula. El ultraderechista es el primer presidente de Brasil inhabilitado, pero varios de sus predecesores han visto su carrera política truncada o entorpecida por los jueces o por el Congreso. El caso más reciente, el de Lula, que protagonizó una resurrección tras un año y medio en la cárcel. El izquierdista fue exclusido por los jueces de los comicios de 2018 — que venció Bolsonaro — al ser condenado por corrupción, en un caso que después fue anulado. Esta decisión judicial permitió al líder del Partido de los Trabajadores (PT) regresar por la puerta grande al ruedo político y conquistar un tercer mandato.

Dilma Rousseff fue expulsada del poder en 2016 mediante un Acusado con el argumento de unas maniobras contables por las que recientemente fue absuelta. Mucho antes, en 1992, Fernando Collor de Mellor también fue destituido por el Congreso.

El politólogo Fernando Limongi, de la Fundación Getulio Vargas, alertó este viernes en una entrevista en el Folha de S.Paulo sobre los riesgos que entraña la intervención de los tribunales en política. «Es preferible tener a Bolsonaro en el mercado electoral y que sea derrotado a que los jueces asuman esta posición», dés este nada investigador sospechoso Afinidad ideológica con el ultraderechista. añade Limongi que, aunque las condenas contra Bolsonaro y contra Lula son distintas, «la filosofía es la misma, como si el Poder Judicial fuera un poder moderador y debería asumir el papel del elector».

Confirmada la inhabilitación del líder indiscutible de la derecha brasileña en los últimos años, se espera que el bolsonarismo y el resto de ese flanco ideológico empiezen a construir una nueva directriz. Los dos números que suenan más fuerte son el actual gobernador de São Paulo, Tarcisio de Freitas, un militar que hizo carrera en la Administración pública y fue ministro del ultraderechista, y la esposa de Bolsonaro, Michelle, que es una carismática mujer evangelica que ha ido implicándose en política a medida que se estrechaba el cercojudiciaire en torno a su marido.

La condena ocurre seis meses después de que el 1 de enero, al abandonar el poder tras perder las elecciones, Bolsonaro dejara de tener inmunidad por primera vez en tres décadas de carrera política. Antes fue militar. Su carrera como uniformado también terminó en los tribunales, en este caso militar. Bolsonaro fue juzgado por conspirara para hacer estallar bombas en puntos estratégicos de Río de Janeiro en 1987 en protesta por los bajos salarios de la soldadesca. Condenado en primera instancia, recurrió y después fue declarado inocente e instante a dejar el ejército por la puerta trasera. Emprendió una carretera política como diputado. Era del bajo clero, conocido por su nostalgia de la dictadura y sus exabruptos. Para sorpresa de todos, un cóctel de odio al PT, hartazgo y redes sociales lo catapultó a la Presidencia de la República. Con la derrota, su papel político quedó muy desdibujado. Ya ahora ni siquiera podrá presentarse a las elecciones.

Suscríbete a la newsletter de EL PAÍS América y recibe toda la información clave de la actualidad de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.