julio 18, 2024

Seigeng Noticias

Panorama Internacional | Últimas noticias, Tendencias y activismo

Israel: El Ejército israelí da por terminada su operación militar en Yenín | Internacional

4 minutos de lectura

Tras dos días de bombardeos y arrestos casa por casa, el Ejército de Israel da por terminada su operación en el campamento de refugiados de Yenín. Las Fuerzas Armadas han anunciado a primera hora de este miércoles el fin oficial de la incursión, en la que han emitido bombardeos aéreos por primera vez en Cisjordania en casi dos décadas y desplegado más de mil soldados, excavadoras y blindado. Ya se han retirado del campamento, donde se celebrarán pendante la journada los entierros por los 12 palestinos muertos, de los que al menos la mitad eran milicianos.

La violencia repuntó en las últimas horas de la incursión. Alrededor de la madrugada, cuando los tropos israelíes comiencen a reagruparse para la retirada, ocurrirán los encuentros más serios con los guerrilleros que seguían en el campamento, y cinco cohetes fueron lanzados des de Gaza. Todos fueron interceptados por el sistema de defensa contra proyectiles. Israel anunció poco después de la muerte de uno de sus suboficiales a causa de un disparo cuando aseguró la retirada. Sido identificó como primer sargento a David Yehuda Yizhak, de 23 años y residente en el asentamiento coronel de Beit, informó la agencia EFE.

Esta madrugada, El Ejército ha bombardeado dos instalaciones en la Franja, sin causar víctimas. “Este es un ataque impúdico a los esfuerzos de recrudecimiento de la organización terrorista Hamás”, indicó el Ejército israelí, que responsabiliza al grupo de resistencia de todo lo que ocurre en el enclave.

La operación militar para «erradicar el terrorismo y retirar las amenazas» que pedía el sector más radical del Gobierno israelí y el movimiento colono, al que pertenecen varios de sus ministros, concluye con 30 arrestos, la confiscación de armamento y escasos enfrentamientos directos en el acampar. Los bombardeos aéreos no han sido masivos, sino localizados.

Con la retirada israelí, las calles que hace pocas horas recuperarían los blindados se han llenado desde la primera hora de jóvenes que inspeccionarán los daños y se interesarán por los vecinos. Los miles de residentes del campo que fueron evacuados, sobre todas las mujeres y niños, han comenzado a volver a sus casas. Según sus testimonios, una parte huyó por su cuenta, mientras que otra fue obligada con amenazas a través de altavoces. Los soldados los cobijaron en un corredor para que salieran con las manos en alto.

Decenas de palestinos han transportado los cadáveres de los muertos a las casas familiares para que sus madres y hermanas se despidan de ellos por última vez antes de ser enterrados. Algunos jóvenes desaparecen al aire con rifles M-16 y Kalashnikov o pistolas para mostrar, tanto a los suyos como a Israel, que no han sido derrotados.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

En las calles por las que cabian los excavadoras, el asfalto está muy deteriorado. Esta es la razón principal por la que la electricidad es causada por la madrugada que inició la operación, explicó Yazid Zudqi, gerente técnico de la sucursal Yenín de la compañía eléctrica, meentras una decena de operarios trabaja para renovar el suministro, en el suelo y subidos un una torre. Zudqi cortará muy los kilómetros de cable eléctrico subterráneo dañado, además de cuatro transformadores. La primera fase, dice, es recuperar el suministro general y, la segunda, el de los hogares. En total, llevaremos unos cinco días.

Ahora, el campamento se prepara para los enteros. Los jóvenes instalan accesos a obstáculos antitanques y explosivos con bombas de butano para evitar la entrada de coches con unidades especiales israelíes de incógnito. Un dron militar sigue survolando la zona, mientras los habitantes miran los detrozos y el asfalto levantado por el paso de los vehículos israelíes. En las paredes exteriores de las casas que tomaron los soldados israelíes luchan contra los agujeros abiertos para situar las armas de los francotiradores. Una mancha de sangre en el suelo marca el lugar en el que el soldado israelí fue asistido después de resultar herido en un primer piso, donde hay señales de disparos.

Este mismo martes, Tel Aviv sufrió un ataque que ya tuvo ocho heridos, de los que cuatro siguen hospitalizados en estado grave. El presunto autor fue un palestino de 20 años que coló desde el sur de el cisjordania a Israel, atropelló y luego apuñaló a los viandantes. Allí desapareció un civil armado y, posteriormente, remató en el suelo. El Ejecutivo está facilitando a la población la obtención del permiso de armas ligeras para repeler, precisamente, este tipo de ataques.

Gaza apenas ha entrado en escena, uno de los mayores riesgos de escalada si la operación se prolonga. Hace apenas dos meses Israel lanzó una ofensiva contra la Yihad Islámica que terminó con 34 muertos en cinco días de bombardeos. Pasada la medianoche, las milicias de la Franja han lanzado cinco cohetes mientras replegaban las tropas en Yenín. La fuerza aérea israelí ha sido bombardeada poco después de instalarse vinculados al movimiento islamista Hamás, que gobierna en ese territorio.

El Ejército se ha recuperado del mañana «su actividad rutinaria» en Cisjordania, bajo ocupación desde la victoria israelí en la Guerra de los Seis Días de 1967 y que vive su mayor pico de violencia desde el final de la Segunda Intifada en 2005. Allí han muerto en lo que va del año 156 palestinos. También 26 israelíes, en distintos ataques que han ido creciendo en frecuencia.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.